NUESTRA HISTORIA.-

 

 

          En la ciudad de Dos Hermanas allá por los años 80, un nazareno, hijo de esta bendita tierra Mariana, contemplaba el paso de la Hermandad de la Esperanza de triana por su puente, en el momento que el portentoso paso del Santisimo Cristo de la Tres Caidas, se acercaba a este soñador nazareno, en ese momento, el se encomienda a la inmensa Misericordia del Señor y le pide por su hija, enferma en esos días y le dió la sensacion de quedarse solo en el puente, solo con la Sagrada Imagen de Santisimo Cristo y su paso, no habia mas que el y el Señor. veia incredulo como se le acercaba poco a poco el Señor del compas, con esa mirada que solo Dios Hijo tiene, en ese mismo instante se propuso hacerle una promesa, Dios Mio, ayuda a mi puequeña y te prometo que creare en mi Dos Hermanas una Hermandad con esta advocación, no una copia de la trianera Hermandad, pero con un Cristo Caido por el peso de los pecados del mundo, y asi es como comienza todo, un grupo de personas, cofrades de esta ciudad, con ligaduras en las distintas Hermandades de nuestra tierra, con historias propias dentro de estas y con una admiracion en común, hacia la Sagrada Imagen del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, de la Hermandad Sevillana de Triana y llevando en su corazón la devoción Mariana que profesa nuestra tierra.

               Este grupo, de unos seis o sietes nazarenos , se reúnen en torno a una mesa donde con charlas cofrades del momento y dando pié al sentimiento de aquel nazareno este les traslada sus inquietudes e ilusiones sobre un sueño, una promesa hecha, en aquel puente de triana, como era la de creación de una nueva Hermandad en Dos Hermanas, la idea va cogiendo cuerpo poco a poco y deciden que la advocación de la futura Cofradía sería con semejanzas a la Querida Hermandad Trianera, pero no una copia de la misma, sino que debía irse creando una corporación con su propia identidad, que además de engrandecer nuestra Semana Grande, realizara una Evangelización más cercana y comprometida con todas las personas y así se decide llevar a cabo la misma con la advocación de Ntro. Padre Jesús de las Tres Caídas y María Santísima de la Paz. 
             La advocación de la Virgen, viene por el sentir de los reunidos en torno con referencias a la Paz en el Mundo y de todos y cada uno de los hombres. He aquí donde coge cuerpo el Lema de esta AGRUPACIÓN, “Por la Paz en el Mundo Y Cristo reine en el Corazón de todos los Hombres”.

              He aquí el comienzo, la semilla de lo que hoy somos, con  Jose Varela, Federico Romera, Fernando Poto, Uzon, Antonio Arriaza, Julio Garcia de la Vega, con días y días de trabajo hemos llegado a ser un poquito más de lo que fuimos y aun con el sueño de ser una más dentro de la gran familia cofrade de esta ciudad. Con el trabajo bien hecho se incorporan nuevos amigos, nuevos hermanos, Marcos Oliva, Rosario Martinez, Tamar, Roberto, Ismael,  los muy queridos Hermanos Perea, Fran y Adri, Sergio, Juan Luis, Marcarmen Rivevo, ect ,ect y con la estimable aparicion cuando nos mudamos a las Infantas de nustra Chicas de oro, hermanas de oro y grana, Loli, Maria cancelo, Maria rios, Merche, Consuelo, Pepi, Quinita, Jaime, Pepe el sastre, Tere, Concha Laguna, Dani, etc, y por supuesto, Dios en su infinita Misericordia nos guía por aquel angel de la guarda enviado en 2005 a nuestra hoy Parrouia de Ntra Sra. de la OLiva la de nuestro Párroco, D. Gregorio Sillero Fernandez, ese angel con el que seguiremos trabajando para y por la satisfacción de Evangelizar en nuestra zona de influencia para mejor satisfacción de todos, ensalzando el Amor, La Caridad y el compromiso de ayuda y servicio a nuestros hermanos y el trabajo con el ejemplo de Nuestro Señor como guía de nuestra razón de ser.